Poco a poco, este blog ha ido creando vida propia. Me empuja y me orienta cuando estoy perdida, me susurra palabras al oído y me llena el corazón de sentimientos compartidos. Nació del boceto de un proyecto sencillo y humilde sigue siendo, en eso no ha cambiado pero, el camino se ha llenado de musas y de liras... ¿quieres vivirlo conmigo?

...

...

lunes, 21 de enero de 2008

"SORPRESAS TE DÁ LA VIDA..."

SE TRUNCÓ LA NOCHE EN ÁSPERA Y FELIZ, EN OSCURA Y CON DESTELLOS (YO CREO QUE POR LAS FAROLAS). De un golpe certero, fui rompiendo uno tras otro, cada punto de luz.
La noche se había tornado feliz, si, porque al fin había podido escapar y áspera, porque dolía. Dolía tanto, que la oscuridad se hacía tapiz de mis sentimientos.
Como era la primera vez que pisaba aquella ciudad y las farolas no servían para darme referencias pues yo misma me las había cargado, decidí ir con mucho cuidado en lugar de salir corriendo y de mantener los ojos y los oídos bien abiertos. Pero sobre todo, debía ir bordeando los edificios sin despegarme de las sombras, procurando no tocar nada para no dejar marcas de sangre.
No tenía ni la menor duda, ni el resquicio más pequeño, definitivamente, era la mujer más estúpida de la tierra. ¿Qué hacía allí? ¿Cómo me había dejado engañar así? Las citas a ciegas pocas veces salen bien. ¿Qué esperaba?
El golpe seco de un hierro sobre lo que parecía ser la carrocería de un coche, la hizo casi gritar. Tuvo que taparse la boca con las dos manos, dejándose los labios sanguinolentos, como pintados de rojo.
Unas pisadas siguieron al golpe. Pasos firmes, contundentes, sonoros. De repente, se fijó en una tienda: ¿no habían estado antes allí? Antes de las doce, antes de la locura que había provocado quizás, la luna llena… si, ¡habían estado allí después de la cena! Entonces, su coche no andaba lejos…
“A ver, si, venga, tranquilízate tía, venga, vamos… ¡oriéntate!”
Mientras trataba de ordenar su mente y recolocar las vivencias de la tarde para intentar saber dónde estaba su coche, una sombra enorme se puso ante ella. Alicia miró al suelo con terror y después fue subiendo la mirada despacio hasta llegar a la cara oscura del tipo que la estaba mirando. Sus latidos eran inexistentes, es más, estaba convencida de que sus heridas ya no sangraban pues su sangre ¡se había helado!
¿Cómo podía estar pasando aquello? ¿Cómo le podía estar pasando a ella?
La sombra levantó un brazo que a la muchacha le pareció enorme visto desde su indefensa posición. Aquél brazo se prolongaba en una forma el doble de larga y mucho más delgada. Alicia supo que era el hierro con el que había ido dando golpes y, estaba muy claro que era con el que la iba a matar.
Un coche de policía se había parado justo en frente y, viendo lo que estaba pasando, los dos policías corrieron con el arma en la mano para evitar lo que parecía inevitable. ¡No podía creerlo! Así, de forma tan absurda como había empezado todo, estaba acabando…aquellos destellos girando en azul, la habían salvado.
“Venga, ¡ya!, tranquila, todo ha pasado… la poli ya está aquí…”
La sombra dejó caer el hierro sobre la cabeza de Alicia justo en el mismo instante en el que recibía dos balazos, los dos por la espalda, uno le llegó al corazón y el otro se le incrustó en el pulmón derecho.
Para Alicia esto era ya irrelevante pues los dos habían iniciado un viaje que los llevaba a distintos lugares.

Queralt.
21 de enero del 2008-01-21

PARA MÁS Y MEJORES HISTORIAS QUE EMPIECEN CON LA MISMA FRASE:

6 comentarios:

Beni dijo...

A ver si aquí puedo dejar comentario...

Me alegra muchísimo que hayas vuelvo a tu arte de contar cuentos.
Nos ha traído otro real como la vida misma y con un final trágico, también como la vida real...

Y es que si la mitad de las veces ni siquiera puedes confiar en los que te rodean, ¿cómo demonios vamos a fiarnos del primero que llega diciéndonos cosas bonitas? La vida se ha puesto tan absurdamente paranoica que muchas veces estamos rechazando a buenas personas por temor a terminar como la pobre Alicia...

Muchos besos y otra palabra: Cuentacuentos

Beni (Muirne)

synn dijo...

Wow!!!

Me sorprendió el final, sobre todo porque ya creí que todo iba a ir bien!!

Me gustó el texto, a pesar de que me dió un poco de miedito... yo soy muy miedosa para eso de las citas a ciegas, y la ambientación era propicia para una historia de terror!

Gracias por comentar en mi blog. Llevo tiempo en cuentacuentos, pero estuve casi medio año de vacío creativo.

Saluditos!

Auxi González dijo...

En estos momentos navego hacia tierra. La travesía por alta mar toca a su fin. No atraqué aún, pero si os asomais a la ventana que mira a la playa y el puerto, ya podreis divisar mi nave en la lejanía, cada vez menos difusa. Por eso os envio este mensaje, para que sepais que pronto habré llegado y que en unos días me iré reincorporando a la realidad aunque sea lentamente. Un abrazo.

Auxi González dijo...

una cereza para tu colección:
http://roseonthegrey.deviantart.com/art/Osmosis-78932075

Auxi González dijo...

Esto es para tí...
http://llanurasabisales.blogspot.com/2008/03/vuelvo.html

José Luis Casla dijo...

Gracias por los halagos que has dejado en mi blog. No los merezco.
Tú sí estás dotada de una sensibilidad exquisita.
Enhorabuena.
José Luis Casla